Páginas vistas en total

viernes, 7 de agosto de 2015

Destruyendo topicazos


Habrá quienes piense que últimamente solo me asomo al balcón de este blog para soltar alguna de mis rajadas, pero en esta ocasión la causa bien lo merece. Pese a lo avanzado del siglo XXI, a nivel literario seguimos teniendo una serie de prejuicios machista en la literatura, aunque desgraciadamente no solo en este aspecto de la vida, que debemos derribar.
A lo largo de la historia de las Letras, las mujeres han sido o bien relegadas a un segundo plano, o directamente lanzada al más oscuro ostracismo. El patriarcado de occidente ha hecho que mujeres capaces de escribir grandes historias, o capaces de componer bellos poemas, hayan sido olvidada de los libros de textos de los colegios. Es más, aquellas que llegaron a triunfar, o bien debieron de usar un seudónimo masculino como Cecilia Bölh de Faber (Fernan Caballero) o usar el apellido del marido como la celeberríma Mary Shelley, autora de Frankenstein .
Por otra parte aún a fecha de hoy, hay quienes creen que las mujeres solo son capaces de crear buenas novelas de género romántico (algo que de por si ya tiene valía), cuando ha quedado patente que autoras han dado lustres a géneros como la fantasía, la novela policíaca, por mencionar algunas, por encima incluso de sus colegas masculinos.
En otro orden, también seguimos educando a nuestros hijos con cuentos, en la mayoría por culpa de Disney, donde las niños deben mostrarse valiente e incapaces de demostrar sus sentimientos, mientras las princesas son seres inertes, súbditas del hombre, y carentes de otro objetivo que el pescar un marido. Creo que ya ha llegado el momento de que Cenicienta le plante el cubo de la fregona en la cabeza al príncipe, o que Pocahontas luche por la dignidad de su Pueblo en lugar de flirtear con el invasor...
Rompamos de una vez los tópicos, y comencemos a pensar que no existen ni los hombres ni las mujeres sino las personas, donde de igual si se es autor o autora, mientras lo importante sea ser artista...
Y pese a todo seguimos en la yesca...