Páginas vistas en total

jueves, 28 de mayo de 2015

En caso de sentarte a escribir



Si pese a la cantidad de consejos que os estoy tratando de dar para convertiros en un autentico escritor/a cutre, donde siempre primará el mínimo esfuerzo para conseguir la máxima meta, aún seguís queriendo poneros a trabajar en vuestra novela...casi que os podría decir que este no es vuestro lugar, pero como soy una persona optimista, os daré una serie de consejos a la hora de sentaros delante de vuestro ordenador, folio, o cuaderno comprado en los chinos para que el proceso de escribir resulta menos tedioso de lo que es.
Lo primero de todo es olvidarte de  horarios espartanos tal como hace Ken Follet. Levantarse temprano no sirve absolutamente de nada, bueno si, pero estar todo el día con sueño. Es irremediable. A no ser que tu idea sea escribir una novela acerca de cuanto deseas dormir, descarta esta idea. Un autor cutre de pro, no se levanta nunca antes de las once de la mañana. Debes ser más estrella del rock que monje cartujo.
Luego no vale cualquier vestimenta, debe ser una original. No quiero decir que te vista de smoking para escribir, pero que tampoco seas tan burdo de ir en pijama. Viste de manera excéntrica, es algo que gustará a tus futuros lectores. Ponte a escribir desnudo frente a tu vecina, esa mujer anciana tan simpática que pasa el día haciendo croqueta, al menos si no escribes nada le alegrarás el día, o le darás algo de que hablar con sus amigas en la iglesia. O ponte una toga a lo Dumas, al menos será cómodo.
Contrata a alguien para dictarle tus novelas mientras das vuelta por la habitación a lo Dostoieski, eso te dará importancia, además de vida social, y quien sabe si posiblemente una pareja, a la que encargarás tener la habitación con una rosa amarilla como García Marquez, en absoluto silencio y con música de Camela sonando de fondo.
Por último haz un ritual con una vela, pero solo un día determinado del año, que sino tus obras serán un truño, algo así como hace Isabel Allende. Tras toda esta parafernalia te darás cuenta que como mucho podrás escribir dos días al año que además resultan ser festivo, y evidentemente tu santificas las fiestas.
PD: ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir?¿Conoces las manías de otros escribiendo? XD

miércoles, 27 de mayo de 2015

Y el capitán Alatriste tomó cuerpo...



Muchas veces en los momentos más inesperados, la vida te brinda sorpresas inesperadas. Estaba yo hojeando internet en la mañana, cuando me topo con una noticia que me hizo ponerme nervioso (si soy así de tonto): Perez-Reverte presentaba su último libro en Cádiz. Para los que ya me conozcáis sabéis de mi pasión por este autor, así que tras convencer a mi sobrina de apenas catorce años para que acompañará, tomamos el coche para ir a ver en persona al padre del Capitán Alatriste, a ese reportero de guerra de ojos tristes que escribe con gran maestría.
Un poco por encima de la hora prevista, Arturo hizo aparición en una sala del Palacio de Congresos de la Tácita de Plata con un auditorio casi lleno. Gesto adusto, saludo al público y a la faena que no era otra que hablar acerca de su libro "Hombres Buenos". Como no podía pasar en otro lugar, en mitad de la charla un espontaneo empieza a alabarlo y a repetir hasta la saciedad que le gustaría leerlo pero no tiene dinero. Con señorío, el autor le ofrece un libro firmado y la posibilidad de seguir hablando tras la presentación a cambio de que guarde silencio, no obstante al rato vuelve a interrumpir el mismo señor, lo que provoca un momento tenso, en el que incluso da la impresión que de haber tenido el escritor una espada en la mano se la hubiese ensartado. 
Anécdotas aparte se lleva al público a su terreno con esa voz grave y convincente aunque en ocasiones demasiado veloz, para bajo la excusa de la historia, tanto con minúscula como con mayúsculas, hablar de las miserias de España, del ser humano, y alabar a la Real Academia. Fue una reflexión acerca del diccionario de la lengua el que quizás más me gustó cuando afirmó que la Academia no está para ser policía de la lengua, sino para ser el notario que levanta acta del lenguaje que usan los hispanohablantes. De este modo quiso acabar con las polémicas acerca de palabras que a muchos no le gustan que estén.
No logré su firma porque las colas eran inmensas, pero aún así me llevo el recuerdo. Sin duda un rato agradable donde además conocí a otros autores que solo conocía a través de las redes sociales como Benito Olmo, Enrique Montiel, o el autor del blog y libro "¡A los libros!"
¿Para cuándo la próxima don Arturo?

lunes, 25 de mayo de 2015

Unos chupasangres originales

A estas alturas de la película tan siquiera creo que le sea necesaria mucha promoción ni presentación a la antología de la que os vengo a hablar, sus relatos elegidos de forma muy acertada y una cantidad de buenos autores le han hecho estar entre las antologías más descargadas de Lektu, pero como ya sabéis que hago lo que me viene en ganas hay va mi valoración de Vampiralia.
Para quienes no sepan aún quienes es Vampiralia, decirle que es una antología de relatos coordinada por Enrique Montiel (Bulerías Nazis) y de Daniel Lanza, con el que ya tuve el placer de trabajar coordinando la antología Iberia Sumergida. Ya por esa parte las expectativas que se crean son grandes. Luego si añades a eso mismo un grupo de autores de gran talla, (no reseñaré ningún nombre especial, no solo porque no se enfaden, sino porque todos están a la altura. 
Como es más que evidente, Vampiralia trata sobre vampiros, (la verdad que quizás de las pocas pegas que tiene la obra, es que el título no da a la imaginación, pero mejor así, directo, sin ambages). Habrá quienes el tema de los vampiros lo encuentren como un tema trillado, pero tras leer este libro, te das cuenta de que pueden existir prismas de lo más variopintos dependiendo de la visión de cada narrador. Existen historias de corte más clásico, otros con reminiscencias históricas, incluso existe una que evoca al salvaje oeste. Pero si se me permite la licencia, entre mis favoritos "Hallando en las ondas", una historia metaliteraria, donde a través del propio proceso de escribir te introduce en el mundo vampírico sin que apenas logres darte cuenta.
Si estas razones no te son suficientes, añadirle que es una obra que podrás descargarte totalmente gratis (con solo pinchar aquí irás directo a la página), algo muy de agradecer en estos tiempos. Ya de paso también animaros a comprar la otra antología coordinada por Enrique Montiel de Arnaiz, Demonalia, un libro cuyos beneficios integros irán a parar a una asociación para niños con diversidad funcional. Yo en cuanto me pase por Cádiz me hago con un ejemplar. Pensar doble satisfacción, ayudar a una buena causa, y disfrutar de buena literatura, y por un precio muy adsequible.
Así que todos a comprar Demonalía y descargar Vampiralia.
Por cierto cuidado con no ser mordidos...

sábado, 23 de mayo de 2015

Más que un poeta


En España tendemos a simplificar a los personajes en una sola faceta, o simplemente los denostamos. Como no podía ser de otras formas, la literatura ha sido una de las más perjudicadas en este aspecto, pero en este artículo quiero hacer mi humilde homenaje a un autor que durante todos años lo hemos encajado solo en su producción lírica, y hemos o bien reducido a dos cuentos su historial narrativo, o simplemente a ignorarlo. 
Para quien no se haya dado cuenta, estoy hablando del maestro Gustavo Adolfo Becquer, que os sonará por sus Rimas, ya que a la mayoría le sonará de haberlo estudiado en el instituto para hacer referencia al Romanticismo tardío español junto con Rosalía de Castro. Pero Becquer, más allá de su magnífica poesía, es mucho más. Becquer son sus leyendas. Cuando apenas nadie se había atrevido en la piel de toro a escribir relatos de fantasía, terror, y misterio, él lo hizo. Pero no los construyó de cualquier forma, como un escritor moderno se encargó de documentarse por diferentes lugares tan dispares como Sevilla o Soria, acerca de sus leyendas. Además mucho de los que escribimos esta clase de relatos, le debemos ser el iniciado de este género. Y si a esto se le añade una prosa con tintes muy poéticos, se crea un producto perfecto.
Fue hace muchos años, cuando descubrí, gracias a varias leyendas que me leyeron de campamento, que descubrí a un autor, capaz de crear ambientes, de dar suspense, y de mantenerte en vilo hasta el final del relato. Quizás sea por ser la primera leyenda que oí, pero para mi, "El  Monte de las Ánimas", posee la esencia que todo relato de terror debe tener, así como "El Rayo de Luna", ese toque de fantasía capaz de enamorarte de sus personajes.
 Mi homenaje en este humilde poema:

Silencio responde la noche
cuando se oye a la luna cantar
pero su alma tan solo anhela
sobre su tumba bailar

¡Atad rápido a los perros,
y haced una señal!
La noche de los difuntos está 
a punto de comenzar!
Las almas de los templarios
pronto despertarán.
Por las nieves del Moncayo,
sus huesos arrastrarán.

Si estás de acuerdo conmigo, podéis escribir en los comentarios la leyenda que más os gustó, o escribir este hastag en twitter #BécquerLeyendas.

lunes, 18 de mayo de 2015

Si ser escritor te falla...


Si a estas alturas de la película aún no has desistido, no solo de seguir leyendo este blog, sino de convertirte en un escritor cutre, sed bienvenidos nuevamente. Si es la primera incursión por estos lares, empieza leyendo las primeras lecciones de este curso para convertirte en un autentico escritor cutre, porque en este post trataremos sobre lo que debes hacer en caso de no poder triunfar en el mundillo de la literatura cutre.
Partiendo de la premisa, repetida hasta la saciedad de que la autentica motivación del escritor cutre, es realmente ser famoso, no precisamente dejando una obra para la posteridad, os daré unas alternativas en caso que tras llamar a todas las puertas de las editoriales con tu mojón,perdón con tu obra, tras darle la vara a propios y extraños a través de internet hasta llegar al spam, sigáis siendo tan desconocido como el cangrejo salvaje del río Guadalete, siempre podréis optar por:




  • Haceros youtubers: Con esta opción fácil de hacerte famoso, podrás desfasar todo lo que quieras, hacer el ganso, meteros con quien os de la gana, y encima de todo cobrando una pasta.
  • Convertiros en columnistas de un semanal de los domingos: Tienes clase, tienes estilo, simulas muy bien tener cultura, y además te gusta meter trallar a la clase política como si tu fueses el más entendid@ (esto vale tanto para autoras como autores). Eso si, consejo, no intentes parecerte a Perez Reverte, el no es de nuestro gremio de escritores cutres, y puedes salir muy mal parado (las comparaciones son odiosas)
  • Hazte músico: Fundamentalmente reggetonero, que es más sencillo, solo tienes que bajarte las bases trilladas de una canción de esas de chipún chipún, y decir barbaridades y aberraciones acerca de las mujeres. (opción no válida si eres mujer)
  • Conviértete en crítico literario: Para mi la opción estrella para todo autor frustrado. Podrás despellejar a otros como antaño hicieron contigo. Harás que tu opinión prevalezca sobre el resto. Y si además eres borde, siempre podrás tener un programa de la televisión donde se destaca tu egolatría, mientras luces unas gafas negras en una habitación oscura.
Estamos abiertos a alternativas que podréis comentar, ya que no queremos que ningún escritor cutre se quede sin trabajo, y sobre todo sea conocido.

lunes, 11 de mayo de 2015

Otras formas de inspirarte

Hay quienes me han llegado a reprobar el artículo donde invitaba (que yo no obligo a nadie, quede claro), a buscar la inspiración directamente copiando lo que habían hecho otro, al fin al cabo el noventa por ciento de los autores, el cien por cien cuando se trata de un autor cutre. Pero como en este curso para escritores cutres, no somos nada pretenciosos, y nos gusta dar alternativas a nuestros padawan (ya está bien de usar palabras tan pedantes como alumnos o pupilos), hay van una serie de consejos acerca sobre encontrar la inspiración para escribir vuestra próxima obra maestra, un autentico bestseller que hará temblar los pilares de la industria del libro, así como amenazará a todos los poderosos de la tierra, (creo que sin quererlo habéis descubierto mis intenciones ocultas con esto de la literatura), sea como sea estas son:
  • La primera, aunque tal vez por cansada y aburrida descartemos, es documentarse acerca de un tema que pueda llegar a apasionarte. Pero eso supone convertirse en una rata de biblioteca, quedarte más blanco que un choco, y como ya sabéis es la apariencia lo que vende de un escritor cutre, nunca lo olvidéis.
  • También podéis optar por un clásico, esperar a las Musas, o ir directamente en su búsqueda, aunque esto último suponga cansarse puesto que nadie tiene ni idea de que lugares frecuentan estas señoras, ni como son, solo tenemos un dato: las cabronas suelen correr mucho más que tu, porque yo al menos nunca las he alcanzado.
  • Entre las opciones más glamourosas se halla el vivir tal como lo harían los personajes de tu novela. Esta técnica ya fue usada por los autores del Naturalismo para darle mayor credibilidad a sus obras. La historia se desarrolla en la India, pues vete allí, si el personaje le gusta fornicar, tenlo tu antes, y si tus protagonista viven en un vertedero, pues manda directamente a otro para que te cuente la experiencia. Recuerda que tu eres un escritor cutre, no debes perder tu aspecto.
  • Y por último podéis recurrir a una de las técnicas más antiguas, el uso de sustancias. No es necesario que busques al camello de tu barrio, simplemente usa cosas que tienes a manos. Os pondré varios ejemplos: inhala un calcetín usado por tu hermano después de venir del gimnasio, o directamente comete un yogur caducado, preferiblemente que este verde, al menos con esto si no logras una historia de fantasía, si lograrás contar una buena historia sobre urgencias y hospitales.
Como veis las técnicas son variadas, pero si se me pasó alguna lo mejor serás que tu nos las cuente en un comentario.

viernes, 8 de mayo de 2015

Esquiroles

Bienvenidos frikarditas y frikarditos después de tanto tiempo sin vernos por esta sección. Quizás el título del artículo pueda conducir a error, pues no precisamente he venido a hablaros sobre sindicalismos, ni luchas obreras, (no por falta de ganas), sino como bien sabéis los seguidores de esta página (si es que existen), que cuando os saludo de esa forma tan efusiva es para hablaros de una de mis pasiones, más allá de la literatura, y no es otra que  la de los jueguitos frikis. 
En esta ocasión vengo hablaros de uno de los juegos más populares (no, no se trata precisamente de la oca, aunque no dudéis que cualquier día lo reseñe), que no es otro que Saboteur, o como sería la traducción aproximada al español, Saboteadores. Es un juego sencillo, aunque hay quienes pese a ese detalle le cuesta entenderlo, (y es que hay gente que le cuesta entender el mecanismo de un dado), pero dejando a esas personas, la dinámica es muy sencilla. 
En este juego te conviertes en un enanito,(espero que nadie se de por aludido, ni se lo tome como insulto) que se gana la vida cavando tuneles en busca de pepitas de oro mediante cartas que van formando el camino, pero como en toda empresa, alguno de estos mineros, no deben de estar muy de acuerdo con sus condiciones laborales, y se dedican a boicotear el trabajo del resto para que así no se logre tan preciado mineral, usando cartas de derrumbe, destrozando el material, etc (esto mismo también lo
pueden hacer los otros). Y con esta premisa la diversión está servida. Lo más divertido es que nadie sabe quienes son los saboteadores, y a raíz de sus actos se delatan.
Un juego rápido, de diversión asegurada, con risas, y donde todo el mundo se termina mirando mal. XD
Y como siempre mi reflexión literaria sobre este juego es que si eres lector, nunca te acabes de fiar del personaje que en apariencia es bueno, buen compañero, pues en cualquier momento te puede sorprender como sucede con los saboteadores, o como yo los llamo: Los enanitos cabrones.

miércoles, 6 de mayo de 2015

¡Vende tus miserias!


Quizás aún no me haya enterado de que nadie quiere leer el curso de escritores cutre, pero como no me doy por vencido porque siempre podré echarle las culpas a cualquier elemento externo de mi fracaso, hoy vengo hablaros de algo más importante que el talento, que la capacidad para escribir una buena historia, que incluso tener una buena editorial que te respalde, y ese asunto no es otro que la PROMOCIÓN, así con mayuscula, para que no se os olvide. Pero nada de promociones de booktrailers, ni notas de prensas, ni mierdas por el estilo. Si quieres triunfar, debes prostituirte por las redes sociales.
No, no me he equivocado al decir que debes prostituirte por las redes sociales. Hoy día el 90% de la vida la mayoría de la gente la realiza a través de la redes sociales. La curiosidad les puede, y lo primero que debes hacer no ya para promocionar tu obra, eso es lo de menos, sino promocionarte a ti mismo, él que importa eres tu, el autor, a la gente le importa más bien poco si tu obra es buena o mala, les interesa más saber acerca de tus miserias o de tus triunfos lo mismo da.
Lo primero que debes hacer es embarcarte como un franco tirador bizco a lanzar a diestro y siniestro peticiones de amistad por doquier, sean conocidos o no, que más, si a ti lo que te importa es que te conozcan. Olvídate de crear páginas de facebook para lograr me gustas. A la gente lo que realmente les vas hacer gracia es que aparentes ser su coleguita. A continuación cuelga millones de fotos tuyas haciendo la primera gilipollez que se te venga a la cabeza o lo primero que te salga del ovario izquierdo: desde limpiando tu casa (en el caso de que lo hagas alguna vez cochinillo) a cagando, pero siempre incrustando en la descripción de la imagen una frase tal que: El/La escritor/a teniendo fornicio con su novi@...por poner un ejemplo sencillo.
Luego, gracias al enlace existente entre facebook y twitter, que te hará menor el trabajo de publicar en las redes sociales, ya que un escritor cutre autentico es vago, cuenta tus miserias, desde el hecho de que nadie te lee, a que te duele la barriga del cocido que te has metido, como una reflexión que has hecho en el w.c. sobre los componentes del champú...y cuanto más trágico mejor que a la gente le gusta verte sufrir. Saber que no son los únicos que lo pasan mal. Tampoco te pases poniendo cosas chungas, si lo haces demasiado compensarlo con fotos vacilonas.
Comparte fotos de gatitos, de desgracias bajo el lema, de si no compartes esta imagen y te compras mi libro pasará lo reflejado en las fotos. Y para finalizar un último consejo: No publiques en google+ allí nunca hay nadie.
Y tras esto ya estáis listo para: ¡Prostituid vuestra dignidad por las redes insociales!