Páginas vistas en total

martes, 31 de marzo de 2015

Ficción ibera de calidad

No seré yo quien os descubra la pólvora al hablaros de la serie española que ha sorprendido a propios y extraños por su capacidad de sorprendernos con una temática fresca, divertida y a la vez educativa. Como muchos habrán deducido, sin lugar a duda se trata del "Ministerio del Tiempo". La serie es un aire fresco en una parrilla televisiva quemada siempre con la misma basura que no deja lugar al entretenimiento sano. También hay que felicitar al ente público por apostar por un producto de bella factura, casi a la altura de series americanas, personalmente creo que no tiene nada que envidiar, y no me extrañaría nada que muy pronto lleguemos a ver una versión made in USA...


Pero si algo me ha llamado poderosamente la atención, son las Puertas por donde los personajes viajan a los diferentes acontecimientos histórico con el fin de enmendar algún desaguisado para que la Historia se siga manteniendo fiel a tal cuál sucedió. Ese aire ucrónico, además del uso de Puertas, me recordó, no sin cierta nostalgia, a mi único libro editado de manos de la editorial Algón, "Las Puertas de las Rimas", donde un personaje viaja a través de una historia muy diferente a como nos fue contada.

Esa similitudes me hizo sonreír al pensar que quizás ha llegado la hora de redescubrir al público mi novela. Muchos dejaréis de leer, al hallar en este artículo una publicidad descarada (que por cierto no niego). Pero creo que la serie ayudará, no solo a mi, sino a otros tantos autores y obras, a descubrir al gran público un género que ha sorprendido por ser desconocido, pero que gracias a la serie estáis descubriendo. "Las Puertas de las Rimas" no es un libro que os vaya a dejar indiferentes.
¿Queréis saber más sobre ella? Aquí os dejo un par de reseñas que salieron sobre el libro, así como un enlace por si os animáis a comprarlo. Además estaré gustoso de comentar el libro con vosotros:



Si quieres hacerte con él: 




lunes, 30 de marzo de 2015

A la conquista del castillo...

¡Bienvenidos frikarditas y frikarditos del mundo mundial!
¿Acaso os pensaban que se iban a librar tan fácilmente de mis reseñas de juegos frikis? Pues no, porque además de hablar sobre literatura me gusta compartir mis aficiones por los juegos de mesa. En esta ocasión os vengo hablar de juego titulado "Age of War", un juego que adquirí sin premeditación, fue verlo en la tienda, conocer su temática y convencerme. Lo primero el precio, es un juego barato, y más considerando el buen rato que os puede proporcionar.
La dinámica del juego es de lo más sencilla: ambientada en el japón feudal, nuestra encomienda como samurais es ir conquistando castillos, más que el resto de jugadores. Así de simple, pero no por ello menos divertido. Para lograr conquistar esos castillos contamos con una serie de valores que debemos de ir logrando en sucesivas tiradas de dados. Pero no hay que confiarse porque esos castillos que acabas de conquistar pueden ser arrebatados por otros jugadores, haciendo el juego mucho más dinámico. Solo si se logra todos los castillos del mismo color, no te lo podrán arrebatar, amén de darte mucho más puntos en el recuento final. Cada castillo tiene una puntación que sumarás para ver cuál de los samurais ha logrado más.
Como podéis apreciar es un juego muy fácil de jugar, apto para todas las edades, y que te proporcionará buenos ratos de diversión, quizás la única falla que pueda ponersele, aunque no para gusto colores, es el factor suerte. Más que habilidad consiste en acertar con los dados.
La relación con la literatura es que cuando haces la tirada debes elegir la mejor opción entre las existente sobre cuál castillo conquistar, al igual que el escritor debe eligir entre las diferentes opciones que se le presenta a la hora de desarrollar la elaboración de su novela. 
Cuando amas la literatura hasta el olor de las flores te huelen a libros...

Lecturas desafortunada

Quizás por cuestiones personales, no he podido dedicarle tiempo al blog, ya me hubiese gustado, pero las circunstancias de la vida manda...Aún así este tiempo si me ha servido para leer algo más de lo habitual, y sinceramente con ciertas obras, he acabado muy decepcionado. Por respeto a los autores, y porque cada cual tiene sus gustos, no diré su nombre, pero no me resisto a decir, que tras caer en lecturas basadas en lo que la multitud consideran buenas obras, yo he encontrado historias que me han dejado como un orgasmo a medias. Ideas a priori buenas, pero desarrolladas o bien de manera previsible, o con un lenguaje descuidado, y que en cualquier cuento infantil hallarías mayor cantidad de sinónimos.
No soy yo ni un crítico literario, ni me considero un autor impecable a la hora de escribir y desarrollar las historias, pero como lector tras leer estas dos obras, he tenido la reflexión de creer que muchas veces vivo en un país donde se encumbra no por talento, sino por moda o por simple simpatía, o por pura gilipollez, (que no digo que sea el caso de estos libros), así de sencillo.
Como muestra un botón, ha sido el hijo de una tonadillera de tres al cuarto el que ha logrado subir el single de su disco como DJ a los más alto de la lista de venta sin tener ni puta idea de música, mientras decenas de bandas, se parten día a día los dientes en los locales de ensayo, dispuestos a crear música de calidad, trabajada, para que al final la gente oiga al cara escombro famosete. Otro caso significativo es el de cierto Orco, que en teoría se cree que es mujer, que es capaz de ganar un concurso de baile sin tan siquiera saber andar, de ganar un reality a base de rascarse literalmente el coño, y lo que más me indigna, de vender millares de libros sin tan siquiera saber escribir.
Luego nos quejamos los españolitos de los políticos que tenemos, pero viendo las referencias culturales de este país, no me extraña que sea capaz de ganar las elecciones hasta un mono. Por eso un consejo a quienes tratáis de crear cultura:
"Buscar empleo sino queréis morid del hambre..."