Páginas vistas en total

martes, 27 de junio de 2017

El origen de Voldemort (LITERATURA TODAY)


J.K. ROWLING 
DE LA CALZADA
DESVELA QUE EL ORIGEN DEL NOMBRE DE VOLDEMORT
SE LO DEBE A LA PELICULA BRACULA CONDEMOR.

Ayer, durante la celebración del vigésimo aniversario del nacimiento de una de las sagas literarias más afamada, su autora J.K. Rowling se atrevió a confesarnos en exclusiva a nuestro periódico el origen del villano archienemigo de Harry Potter. Al parecer, la autora siempre ha sido una fan confesa de Chiquito de la Calzada, y sobre todo gran admiradora de toda su filmografia. Aunque siempre ha reconocido que Papá Pitillo siempre le emocionó, nunca ha dejado de negar que su pelicula favorita es Bracula, Condemor. "Sin duda Voldemort lo ideé en un principio como un hermano del Condemor porque me hacía ilusión compartir una idea con mi amado Chiquito" admite emocionada.

Seguiremos informando mientras no nos censuren,
o alguien se de cuenta de que Chiquito y la Rowling son archienemigos.

lunes, 26 de junio de 2017

Para refrescar (LITERATURA TODAY)


EL MURO ANDALUZ
LA JUNTA DE ANDALUCÍA PIDE EL TRASLADO 
DEL MURO DE INVERNALIA PARA 
VER SI ASÍ REFRESCA EN LA COMUNIDAD AUTÓNOMA

En previsión de las temperaturas que va hacer este verano en Andalucía, no olvidemos que son el horno español, la Junta de Andalucía, con su presidenta Susana Díaz a la cabeza, ha pedido de forma formal al rey Tommen Baratheon de los Siete Reinos la cesión temporal, al menos para los meses estivales, del muro del hielo que separa su reino del de los salvajes. Aunque posiblemente haya ciertas tramas burocráticas auspiciadas por la reina madre Cersei, pensamos que este verano gracias a ese muro todos los andaluces podrán dormir fresquitos durante las noches. Sin duda la mejor noticia que llegaría al Dorne español.

Seguiremos informando mientras no nos censuren,
o Pedro Sánchez le niegue a Susana Díaz la petición,
o incluso nuevos problemas informáticos nos fastidien.

domingo, 25 de junio de 2017

Regresamos (Patente de Eskorzo)

Quizás si alguien se asoma por primera vez a este blog este anunció le traiga al pairo, aunque tampoco apostaría mucho a que le interese en demasía a aquellos que ya antaño habían leído el blog, pero tenía ganas de anunciaros que este rinconcito donde se une la literatura con la estupidez regresa a la palestra.
Tras varios meses de inactividad regresamos con nuestras secciones habituales que tantas visitas nos han proporcionado durante bastante tiempo. Problemas informáticos, que en un principio pensábamos que iba a ser cuestión de unos pocos días, han provocado que no se pudiese compartir material nuevo con nuestros lectores habituales, que aunque pocos muy fieles.
Como de todo en esta vida se puede sacar una reflexión de esta experiencia. En este caso os puedo hablar que durante los primeros momentos de cierre obligado del blog pude comprobar a través de mi teléfono móvil que el número de visitas se mantenía, pero con el paso del tiempo y por la falta de nuevo material, las estadísticas cayeron en picado, pasando de unas doscientas cincuenta visitas de media diaria a cinco o menos aún. Con esto quiero decir que aunque haya artistas, creadores, y otras personas que traten de vivir de su ingenio anterior al final es necesario seguir trabajando y luchando para estar ahí, pues aunque muchos piense que el público es tonto, vivir de los réditos no dura eternamente...excepto si eres los Beatles xD
No me quiero alargar y solo me queda deciros: Me alegro de volver a leernos.

lunes, 22 de mayo de 2017

Un jefe muy estúpido (Capítulo 2 de Falocracia)


Comisaría Policía Nacional
Plaza del Arroyo
Jerez de la Frontera

Cuando llegué a la comisaria de Jerez pude corroborar como era todo tal y como me había narrado mi comisario Paco. Quizás el aspecto que menos me llamó la atención fue la arquitectura del lugar, que pese a enclavarse en un antiguo palacio, se asemejaba más a una escombrera. Había cables sueltos amenazando a cualquier descuidado que pasase por su lado. Tal vez me sorprendió más sentir la desidia de los agentes al preguntarle por dónde se hallaba el despacho del comisario, sobre todo cuando les comentaba que me habían destinado de Cádiz a Jerez. Sabía de antaño el pique entre las dos ciudades, pero desconocía que estuviese más remarcado en mi nuevo destino.
Cuando logré hallar el despacho me topé con el comisario, un señor de unos cincuenta y pocos años, ni alto ni bajo, más delgado que gordo, pulcramente afeitado a excepción de unas densas patillas con forma de hacha, con el pelo hacia atrás engominado de tal forma que ni un huracán le habría podido despeinar, y lo más llamativo de todo vestido con unos pantalones verde mar y una chaqueta azul cielo. Sin duda nadie le había advertido que aquella indumentaria era francamente fea.
—Buenos días, señor. Soy la Inspectora Sarasua, criminóloga en la comisaria de Cádiz, y estoy aquí para ayudarle de la mejor manera posible—dije a modo de saludo.
—Sé muy bien quién es usted y de donde procede—visionó lo que parecía ser mi expediente. —Y si me lo permite le debo decir que no consiste en ayudar, sino más bien en resolver el caso.
—Era una forma de hablar, señor. —me excusé.
—Era broma, mujer, lo decía para ver como reaccionaba—dibujó una sonrisa impostada en sus labios. —Y bien, por lo que veo tiene usted un expediente brillante, la primera en su promoción, además de haber sido capaz de resolver el caso de aquel asesino en serie en Cádiz. No dudo que este caso será una nimiedad para usted.
—Tampoco creo que haya que tomarlo tan a la ligera—me atreví a decir.
—Además, de inteligente y guapa, modesta.
—Gracias, señor, pero…
—¿Me permite una confesión? —me interrumpió.
—Por supuesto, señor.
—¿Sabe que se le nota a la legua que no es de Cádiz? —me miró fijamente a los ojos.
—Deduzco que por el acento…además de que soy más blanca que un choco—añadí en tono de broma.
—No ni mucho menos, lo sé porque alguien de Cádiz no haría más que regodearse de haber atrapado a aquel asesino en serie—contestó. —Le confieso que de haber sido usted gaditana, no hubiese pisado mi comisaria pese a las exigencias de la Jefatura—usó un tono tan neutro que no supe deducir si me estaba hablando en serio o en broma. —Pero no se preocupe, aquí trabajará cómoda. Los agentes son respetuosos y nadie se atreverá a hacer chiste con su color de piel.
—Descuide, no es algo que me moleste—le dediqué la más amplia de mis sonrisas.
—Y bien, ¿le han informado ya del caso?
—Más o menos. Paco me ha informado de algunos datos…
—¿Paco? ¿A quién se refiere?
—Al comisario de Cádiz—respondí extrañada por el tono de aquella pregunta.
—¿Le llama usted Paco, al comisario? —inquirió sin darme tiempo a contestar. —Nunca he entendido ese trato de camaradería que algunos superiores dispensan a sus subordinados. Eso solo crea mandos incompetentes…
—Permítame que le diga que mi comisario es un magnifico profesional—salí en defensa de mi superior.
—Comprendo que lo defienda, pero si no le supone mucho esfuerzo preferiría que a mí me llamase comisario Orbaneja, me ha entendido, Águeda—ordenó con tono autoritario.
—Siento decirle que para usted soy la inspectora Sarasua. Águeda solo me llaman mis amigos—me mostré desafiante.
—Nuevamente le he engañado—sonrió ladino. —Llámeme como le apetezca, Manuel, Manolo, Lillo, hombre guapo.
—Preferiría llamarle comisario o señor Orbaneja—me mostré cortante.
—¡Vaya, parece que usted solo entiende el humor de Cádiz! —mostró una falsa indignación con un tono marcado de chanza. —Bueno, comentarle que poco más puedo decirle más allá de lo que le ha dicho Paco—remarcó el nombre con malicia. —Solo decirle que a diferencia de lo que sucedió en Cádiz, la prensa debe quedar al margen de todo este asunto. La víctima pertenece a una de las familias más importantes de la ciudad y no quieren que se creen chismorreos alrededor del tema por lo que le pido la máxima discreción a la hora de investigar, ¿me ha entendido?
—A la perfección—afirmé. —Por mi parte no habrá filtraciones, no sé si por parte de su equipo las habrá—lancé aquel dardo envenenado.
—Descuide, no habrá filtraciones por la cuenta que les trae—me entregó el informe del caso. —Tiene a su perfecta disposición mi despacho para trabajar. Para cualquier cosa no dude en preguntar al que será su ayudante, el agente Vargas, o a mí mismo—dio por concluida la conversación.

Cuando salí del despacho del comisario Orbaneja salí con una única idea clara: Paco no se había equivocado ni un ápice al tacharlo de gilipollas.

jueves, 16 de marzo de 2017

Suicidio musil (LITERATURA TODAY)


LA MUSA SUICIDA
SE LANZA POR EL BALCÓN TRAS VER COMO 
EL ESCRITOR ERA INCAPAZ DE PLASMAR SU IDEA

Hoy el mundo de la Literatura y de las Artes en general está de luto. A última hora del día llegó a nuestra redacción la muerte de una Musa. Tras una ardua investigación basada en preguntar a las marujas y marujos (que también los hay) hemos sabido que la musa se lanzó por la ventana porque al parecer estaba hasta la misma Inspiración de su inaptitud. Al parecer el trato con el escritor al que inspiraba era cada vez más complejo, pues pese a traerle muy a menudos muy buenas historias para escribir, este era incapaz de reflejarlas en una obra con decencias. Además según los conocidos de las musas también se quejaba mucho de que trabajaba poco y se llevaba mucho tiempo en las redes sociales sin prestarle la suficiente atención.
Guardaremos un minuto de silencio por su memoria.

Seguiremos informando mientras no nos censuren,
o acaben por matar a más musas...

lunes, 13 de marzo de 2017

Lo bueno si breve (Reseña de Los Príncipes de Madera)



Quienes conocéis este blog sabéis a la perfección que no me prodigo mucho con reseñas, o bien porque no me apetece o simplemente porque solo hago mención a los libros que me han gustado, y sin duda el libro de Daniel Pérez Navarro: "Los Príncipes de Madera" ha pasado el corte, y si algo ha ayudado también ha sido su presentación. Sin duda debemos de rendirnos ante la joven Editorial Cerbero por poner toda la carne en el asador con una apuesta arriesgada como son los bolsilibros, que tanto recuerdan a los libros a duro, pero con aspecto moderno, cómodo y con unas portadas totalmente a la altura.

Sinopsis:

El príncipe de madera, de Bartók, contiene en sus compases una bomba de relojería. Al menos así lo siente el grupo de David, los cerebritos de Collins, un grupo de ocho jóvenes que se preparan para convertirse en ingenieros y ser enviados a la luna de Agarttha, donde dirigirán la extracción de una valiosa materia prima llamada Jebo. En aquel apartado lugar, sus pensamientos volverán una y otra vez sobre quiénes son y cuál es su verdadero cometido en la vida, como si recorrieran a cada paso el extraño solo de xilófono de la mítica pieza. Los problemas que se cruzarán en su camino acabarán por enfrentarlos con su verdadera naturaleza, con su yo más íntimo, en un vertiginoso in crescendo de acontecimientos.



Una vez aclarado esto decir que para mí, la novela corta de Daniel Pérez ha sido una buena excusa, envuelta en una patina de ciencia ficción, para reflexionar sobre educación y observar hacia el mundo hacia el que parecemos encaminarnos. Nos hemos convertido en seres que vienen predispuesto a desarrollar nuestras vidas tal como otros disponen, y solo cuando frenamos la dinámica de nuestras  rutinas y nos planteamos que es de nuestras vidas sentimos que hemos dejado de ser libre, pero aún así cuando tratamos de virar el rumbo seguimos atados a alguien que dispone por encima nuestras. Sin duda este libro me ha dejado el mismo pozo de incertidumbre que te deja algunos de los capítulo de Black Mirror, algo sin duda necesario en una sociedad tan aletargada como esta.
 Tal vez la intención del autor no fue expresamente esta, pero como ya se sabe que por cada lector hay una lectura, esta es la mía.

sábado, 11 de marzo de 2017

Got talent inquisitorial (Historia desde la barra de un bar)


No sé si alguna vez os hemos dicho que a los cuñados nos gusta mucho la televisión, (sobre todo programas como el de Bertín Osborne), por eso pensamos que para hablar de la Inquisición lo mejor es compararlo con un programa que todo conocéis, al menos su formato, hablamos ni más ni menos que de Got Talent, ese programa donde la gente con habilidades especiales pasan de ronda si le gusta al jurado. 
Durante la Inquisición el proceso de selección era básicamente el mismo: bichos raros de la sociedad que parecían tener dones especiales, pero a diferencia del programa de televisión, para pasar a la siguiente ronda, ir a los calabozos inquisitoriales, tu habilidad no debía de gustar al jurado. Un jurado compuesto por gente mucho más chunga que Risto Mejide, lejos de minar la moral del participante, los adosaba al potro de tortura y otras delicatesen inventadas para tal fin.
Además, no era tu quien escribía para participar, podía ser un vecino, un familiar, o cualquier persona que te tuviera algo de tirria. Daba exactamente igual si carecías de habilidad, (como en dichos programas), te recibía con los brazos abiertos gente como Torquemada.
Y lo peor de todo era el premio, lejos de recompensa económica, podías acabar quemado delante de toda tu ciudad o pueblo. Pero visto desde otra perspectiva al menos te hacías famoso por unos minutos...como en el programa de televisión...